El sector vitivinícola tiene un gran peso en nuestro país. Es por ello que los profesionales que dominan el vino, desde el cultivo de la vid hasta el servicio al cliente final, tienen gran importancia. Te presentamos las profesiones de enología y sumiller (sommelier) que a veces llegan a confundirse pero con roles diferentes.

Si estás leyendo esto es muy probable que te interese el mundo del vino y los profesionales que dan vida a este delicioso «caldo». En Maestralia, hoy queremos hablarte sobre dos profesiones importantes en el sector del vino: el enólogo y el sommelier. Ambos expertos realizan un papel importante para el éxito de un vino pero debemos diferenciar las funciones que realizan y donde tiene mayor relevancia su papel.

¿Qué es y qué hace un enólogo?

El enólogo es el técnico encargado de gestionar y dirigir todo el proceso de elaboración de un vino. Suelen ser estos profesionales los que dirigen el cultivo, desde la siembra hasta la poda o el trabajo de una bodega.

El expertise de un enólogo ha de ser muy preciso y sus decisiones muy acertadas pues la planta que produce la uva en los viñedos, la vid, es de ciclo anual. Como solo se vendimia una vez al año, los fallos no están permitidos. Pues el éxito de la cosecha depende en gran parte del arte del enólogo, es este el que determina su personalidad y garantiza que termine siendo un vino de calidad.

Para dominar las mejores técnicas de elaboración de vinos, un enólogo debe tener conocimientos agrícolas, física y química orgánica, matemáticas, economía y comercialización, aspectos legales, y demás conocimientos que le permitan tomar las mejores decisiones para obtener una calidad óptima y unas características determinadas en el vino.

¿Qué estudiar para ser enólogo?

Para convertirte en un auténtico enólogo la mejor vía es hacer un curso de enología. La formación es la manera más eficiente de dominar esta profesión tan bonita y ser capaz de dotar a los caldos de uva de una personalidad determinada, con una calidad establecida y llevar una bodega al éxito.

enología

¿Qué es y qué hace un sumiller?

El sommelier o sumiller es el profesional que conoce las características de los vinos, es capaz de realizar una cata de vinos profesional y maridar cada vino con el acompañamiento gastronómico que más le favorece. Por ello uno de sus principales cometidos es aconsejar a los clientes qué vino tomar.

El perfil del sumiller podemos encontrarlo tanto en un negocio de hostelería como en una tienda especializada en vinos o en una bodega. Trabaja normalmente de cara al público aunque también gestionan diversos aspectos dentro de una bodega.

Además del trabajo a la vista del cliente, un sumiller realiza otras funciones muy importantes como la elaboración de la carta de vinos, la compra de vinos, la gestión y mantenimiento de la bodega.

Un sommelier deberá estar al día de todas las novedades en materia de vinos por lo que la formación continua es muy must para esta profesión.

¿Qué tengo que estudiar para ser sumiller?

La profesión de sumiller tiene una parte importante de vocación. El mundo del vino es apasionante pero para convertirte en un verdadero experto en vinos será un punto a tu favor si ya te gusta el sector vitivinícola. Tan importante o más que la vocación, es la formación. Para trabajar como sumiller lo primero que deberás hacer es formarte.

Existen múltiples vías por las que puedes formarte y una de ellas son los cursos online de sumiller y cata de vinos. Con una formación de calidad podrás adquirir todos los conocimientos sobre la persistencia y el cuerpo del vino, las diferentes fases de una cata, el maridaje y las características para la elección de un vino. Los cursos de sumiller te permitirán formarte y convertirte en un experto de la cata de vinos y la sumillería.

curso online medio 200h

sommelier

Resumen: Diferencia entre enólogo y sommelier

En definitiva, el enólogo es el profesional encargado de la elaboración y creación del vino, desde la vid hasta la obtención del caldo, y el sumiller se encarga de dar a conocer el producto, sirviéndolo, cuidándolo, desde la adquisición del mismo hasta el descorchado de la botella.