Si te gustan los animales, especialmente los perros, y te consideras una persona con habilidades comunicativas y ganas de ayudar a otras personas, puedes encontrar una salida laboral en la Terapia Asistida con Animales.

Te contamos en qué consiste este tipo de terapia, sus beneficios, y los campos en los que puedes trabajar si te formas en esta disciplina.

¿En qué consiste la terapia asistida con animales?

La terapia asistida con animales consiste en una forma de rehabilitación basada en el vínculo afectivo que se establece entre un animal (normalmente un perro) adiestrado y uno o varios usuarios que se verán beneficiados de estas interacciones.

Este tipo de terapia es un excelente complemento a las terapias médicas y otros tratamientos convencionales, pero en ningún caso pueden ser sustitutivas.

Los colectivos a los que está dirigida la terapia asistida con animales son muy variados. Cualquier grupo que requiera unas necesidades especiales puede beneficiarse de este tipo de terapia: personas con algún tipo de trastorno mental o discapacidad física, aquellas en riesgo de exclusión social, víctimas de violencia de género, jóvenes y adultos en centros penitenciarios, personas mayores…

¿Qué se hace en la terapia asistida con animales?

Como comentábamos, en la terapia asistida con animales se llevan a cabo interacciones entre pacientes y animales, que en todo caso presentan un carácter dócil y están previamente entrenados para ello.

En el adiestramiento previo de estos animales se les expone a varios estímulos que serán frecuentes en estas sesiones, tales como las sillas de ruedas, los grupos de gente, los ruidos, o las personas con uniforme.

Además, se les enseñan entre otras cosas ejercicios de obediencia y órdenes básicas:

  • saludar con la pata
  • hacerse el muerto
  • apoyar la cabeza en el paciente
  • recoger objetos y devolverlos
  • tocar con la nariz al paciente
  • tumbarse al lado del paciente
  • dejarse acariciar, peinar, y colocar algunos accesorios

Una vez aprendidas estas y otras órdenes, el animal empezará a realizar estas sesiones de terapia de forma paulatina y con distintos grupos de personas.

¿Qué animales se usan para terapia?

Aunque lo más común es que este tipo de terapias se realicen con perros por su carácter dócil y por tratarse del animal de compañía más habitual, también se pueden llevar a cabo con delfines o caballos, o incluso con conejos, cobayas y pájaros.

También existen determinadas razas de perros que son más aptas para la terapia asistida con pacientes. Es el caso del golden retriever, muy inteligente y sensible con los pacientes, el labrador, que acostumbra a ser fácil de entrenar para estas sesiones terapéuticas, o el pastor alemán, una raza bastante obediente.

En todo caso, estos animales contarán siempre con un entrenamiento previo que los convierte en terapeutas idóneos capaces de ayudar a sus pacientes a distintos niveles, los cuales resultan muy beneficiados de estas intervenciones.

terapia con perros

Beneficios de la terapia asistida con animales

La terapia con animales ofrece una serie de mejoras a los pacientes, tanto a nivel emocional, como también físico y cognitivo.

De entre los beneficios más destacables de la terapia asistida con animales podemos encontrar los siguientes:

  • Disminución de los niveles de ansiedad
  • Disminución en el nivel de estrés
  • Aumento en la autoestima
  • Superación de miedos
  • Mayor disposición al trabajo en equipo
  • Estimulación del lenguaje y más funciones cognitivas
  • Fomento de la afectividad y la empatía

¿Dónde trabajar en terapia asistida con animales?

Si estás pensando en formarte en un área tan gratificante como esta, puedes realizar un curso de terapia asistida con perros y así tener varias salidas profesionales.

Centros de adiestramiento

En este tipo de centros en los que se adiestran a perros principalmente, se están creando secciones específicas para convertir a estos animales en perfectos terapeutas. Por eso cada vez hay más demanda de profesionales en este ámbito en concreto.

Centros de mayores y colegios

Nuestros mayores resultan especialmente beneficiados de este tipo de terapia asistida, por lo que cada vez es más frecuente que en sus centros cuenten con profesionales que realicen este tipo de sesiones de vez en cuando. Lo mismo sucede con los niños, un colectivo especialmente sensible a la terapia con animales

Asociaciones

Existen asociaciones y empresas dedicadas exclusivamente a este y otro tipo de intervenciones con animales, incluyendo la terapia asistida. En este tipo de asociaciones encontrarás una salida laboral muy gratificante.