De entre las terapias alternativas que van ganando más adeptos con el tiempo, se encuentra el reiki: una práctica milenaria que cuenta con muchos defensores que hablan de sus variados beneficios.

Ahora puedes formarte en esta técnica de forma muy fácil. Te contamos cómo además de darte más detalles sobre en qué consiste el reiki y qué beneficios aporta.

¿Qué es el reiki?

El reiki es una práctica de origen japonés, un tipo de terapia o medicina alternativa que se basa en la imposición de manos como clave para sanar determinadas dolencias en los pacientes que se someten a este tipo de tratamiento.

Los inicios de esta técnica de sanación se remontan a principios de los 1900, época en la que Mikao Usui fundó el reiki. Desde entonces se ha convertido en una de las terapias alternativas más utilizadas en el ámbito sanitario, aunque siempre de forma complementaria y nunca sustitutiva del tratamiento médico.

Esto es así hasta el punto de ser aceptada por la Organización Mundial de la Salud como terapia complementaria para el tratamiento de ciertas enfermedades.

¿Cuáles son los beneficios del reiki?

Si bien el reiki cuenta con muchos detractores que se fundamentan en la poca base científica de esta terapia alternativa, y en la inexistencia de una energía universal que pueda canalizarse a través de la imposición de manos, lo cierto es que esta práctica sanadora cuenta también con muchos adeptos, puesto que no tiene contraindicaciones.

Así, puede llevarse a cabo en pacientes de todo tipo y de todas las edades, sin que suponga ningún tipo de riesgo para su salud. Al contrario: según sus practicantes, el reiki puede lograr muchos beneficios en los pacientes a distintos niveles:

  • a nivel físico: contribuyendo a la recuperación de determinadas lesiones y mejorando nuestro metabolismo;
  • a nivel mental: actuando beneficiosamente frente a problemas de estrés, ansiedad, o incluso insomnio;
  • a nivel emocional: facilitando el equilibrio del paciente, por ejemplo, en casos de depresión;
  • a nivel espiritual: logrando que el paciente adquiera una armonía y paz interior, y favoreciendo su relajación;

Como resultado, estos beneficios se reflejan en un bienestar general del paciente que asiste a la sesión de reiki, pudiendo llegar a mejorar incluso su autoestima o a aumentar su energía.

¿En qué consiste una sesión de reiki?

Durante una sesión de reiki, el paciente en cuestión se acuesta mientras el terapeuta colocará sus manos sobre determinadas partes de su cuerpo, sin llegar a tocarlas, para de esta forma canalizar la energía y desbloquear las posibles dolencias físicas, emocionales y mentales que el paciente esté sufriendo.

El reiki está relacionado con el hinduismo también puesto que se centra en desbloquear los chakras de nuestro cuerpo: cuando esto sucede es cuando nuestras defensas bajan y se producen las dolencias y enfermedades. El reiki se centrará entonces en transmitir y mover la energía vital a través de las manos del terapeuta, para generar el desbloqueo de estos puntos principales.

No obstante, existen variantes del reiki en las que también se utiliza aromaterapia, además de cristales u otros elementos que ayudan a centralizar todavía más las energías en los chakras afectados.

¿Cómo puedo aprender reiki?

Si estás interesado/a en formarte en esta terapia milenaria, es muy fácil hacerlo desde nuestra web. Aquí encontrarás cursos de formación en reiki, así como en otro tipo de terapias alternativas: quiromasaje, reflexología, tai chi y chi kung son solo algunos ejemplos.

curso online medio 350h

Formándote como terapeuta en reiki puedes encontrar nuevas salidas profesionales y trabajar en centros de salud y bienestar, centros de terapias naturales, spas y hoteles, o centros de reflexoterapia, en los que podrás aplicar tus conocimientos en los pacientes que quieran mejorar su bienestar o aliviar algún tipo de dolencia mediante esta técnica.